17/7/11

Juventud



Además de su horror a la bebida, aborrece la fealdad física. Cuando lee el Testamento de Villon, solo puede pensar en lo fea que parece la belle heaumière, arrugada, sucia y malhablada. ¿Para ser artista hay que amar a las mujeres de manera indiscriminada?

(J.M. Coetzee, Juventud, Debolsillo 2009, 205 pág.)

2 comentarios:

Icíar dijo...

¡Qué bueno! ¡Cómo me gusta Coetzee! No me acordaba de este comentario en concreto, aunque sí siempre ese verlo todo en perspectiva de alimentar y no aniquilar su 'arte'

croix dijo...

Es mmagnífico, un autor para disfrutar.

Saludos!

República luminosa (Barba)

La urdimbre de esta República luminosa es notable. La trágica historia de un grupo de niños de la calle en algún lugar de la América tropi...