23/7/11

Diario de un mal año




En la época en que Polonia se hallaba bajo el dominio comunista, había disidentes que daban clases nocturnas en sus casas y dirigían seminarios sobre escritores y filósofos excluidos del canon oficial (por ejemplo, Platón). No había dinero que cambiara de manos, aunque seguramente existían otras formas de pago. Si ha de sobrevivir el espíritu de la universidad, algo por el estilo deberá surgir en países donde la educación terciaria ha sido subordinada por completo a los principios comerciales.

(J.M. Coetzee, Diario de un mal año, Mondadori 2007, 240 pág.)

3 comentarios:

Icíar dijo...

Me tientas, no veas cómo. Y encima este escritor sabe de lo que se habla en cuestión de enseñanza.
Feliz verano

croix dijo...

La mejor manera de luchar contra la tentación es cayendo en ella.

Saludos!

Javier García dijo...

No he leído nada de Coetzee, así que supongo que debería hacerlo, ¿no?
Un saludo.