o

o

10/3/14

Gregorio Morán: Tiempo de patrañas

Es verdad que nos matan los cánceres y la mala vida y los hábitos poco saludables, pero he llegado a la conclusión de que sobre todo nos mata el ambiente. No lo digo sólo por la mierda que respiramos, por la ciudad cada vez más invivible, por la lectura de los periódicos y esa desazón que nos dejan y que nos puede durar hasta la noche.

12/12/13

Lucha

Nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los líderes, contra las autoridades, contra los gobernantes mundiales de esta oscuridad, contra la maldad espiritual en los Cielos.
(Efesios 6, 12)

7/12/13

Sigue leyendo

Un lector pasa muchas horas con libros que son entretenimiento o herramienta, divertidos pasatiempos o indicaciones técnicas. De vez en cuando y de modo imprevisible se encuentra con la revelación: un texto que le indica el camino y está nimbado por el brillo de la verdad. En ese momento el lector recupera el espíritu del Libro Sagrado y recuerda lo que es la mayor parte de su biblioteca: papel para las plantas de reciclaje. Sigue leyendo.

19/11/13

Me borro de Facebook y Twitter


 En la librería Roquer del Paseo de Gracia compré mi primer ejemplar de 'Las personas del Verbo', de Jaime Gil de Biedma. Lo recuerdo como se recuerda el sabor de la primera droga contra el paladar, taquicardia y risa boba. Lo recuerdo perfectamente, su lectura me hizo mayor, mejor y más valiente, que es a lo único que una debería aspirar en cada paso, y condición sin pacto para darlo.
(Cristina Fallarás, Me borro de Facebook y Twitter)


14/11/13

La España de los pingüinos


"Actuar como si España no existiese." He ahí la clave. Después de veinticinco años de autonomía son diversos los sectores de la sociedad catalana -funcionarios municipales, funcionarios autonómicos, maestros, profesores y catedráticos, profesionales liberales de foco local, periodistas empleados en los medios públicos de comunicación, trabajadores autónomos, modestos comerciantes y pequeños industriales- que pueden vivir "como si España no existiese".

Enric Juliana, La España de los pingüinos