17/11/14

Revolución

Cuando desollasteis al gato negro 
hubiera bastado para hacer la revolución.
Cuando acusasteis de bruja a la anciana
hubiera bastado para hacer la revolución.
Cuando quemasteis aquel bosque
hubiera bastado para hacer la revolución.
Cuando la mujer abortó por vuestras patadas
hubiera bastado para hacer la revolución.
Cuando colgasteis del árbol al negro 
hubiera bastado para hacer la revolución.
Cuando arrancasteis la uña del meñique 
hubiera bastando para hacer la revolución.
Cuando os quedasteis mirando la agonía 
hubiera bastado para hacer la revolución.
Cuando sonreísteis al recibir el soborno
hubiera bastado para hacer la revolución.
Cuando lanzasteis la bomba número uno 
hubiera bastado para hacer la revolución.
Ahora el estupor nos impide calcular 
cuál sería vuestro merecido
y nuestro resarcimiento.


(Ana Pérez Cañamares)


12/11/14

Problemas

En realidad no hay ningún problema en absoluto. No tenemos -ni mucho menos somos- un problema. Los problemas nos gustan porque nos dan la impresión de que gracias a ellos podremos ser. El verdadero problema son nuestros falsos problemas. Podemos ser dichosos en el fondo, no podemos por menos de serlo. Hemos creído que nuestros problemas éramos nosotros, por eso nos cuesta tanto abandonarlos. Tememos perdernos, pero es que debemos perdernos. Cuando no nos agarramos a nada, volamos.
 
(Pablo d'Ors, Biografía del silencio)



9/11/14

El muro de Berlín



Mientras los escolares de Berlín Oeste
andan a la rebatiña por un pedrusco del tan frágil Muro
la guerrilla salvadoreña lanza una ofensiva para derribar al gobierno

Los telediarios franceses alternan
cinco minutos de momentos históricos
con cinco minutos de publicidad.
¿El siglo de las guerras civiles
desemboca realmente en Wagner?

Bienaventuradas las multinacionales
porque ellas heredarán la Tierra.

(Jorge Riechmann, noviembre de 1989)

 

6/11/14

Paro

   El paro no es más que la consecuencia lógica del desarrollo tecnológico; se percibe como una crisis por enfocarlo con una óptica cuyos valores pertenecen al siglo diecinueve; visto en su perspectiva real, desde el siglo XX, aparece como la liberación del hombre por la máquina. Este cambio de enfoque sobre el mismo fenómeno real requiere un cambio de mentalidad, un nuevo punto de vista ético y filosófico que altere los valores que sostienen las relaciones de producción y la actitud de la sociedad actual respecto al trabajo.

(Luis Racionero, Del paro al ocio, 1983)


5/11/14

Jorge Riechmann recuerda a Pascal

Una sociedad sustentable, si tal cosa llega a existir a partir de la nuestra, será también una sociedad donde la gente sepa aburrirse, soportar la frustración, aceptar la tragedia y hacer frente a la muerte. Precisamos una revalorización de la contemplación frente a la acción. Suelo llamarlo el problema de Pascal, evocando aquel conocido paso de sus Pensées donde el filósofo y matemático francés escribió: “He descubierto que toda la desdicha de los hombres proviene de una sola cosa, que es no saber permanecer en reposo, dentro de una habitación”. Artículo completo


4/11/14

Slavoj Zizek opina sobre Leonardo Padura

Las novelas policiales de Leonardo Padura -que se desarrollan en La Habana y tienen al detective Mario Conde como protagonista- son casos ejemplares de cómo funciona hoy la legitimación ideológica. A primera vista, ofrecen una imagen tan crítica de la situación (pobreza, corrupción, descreimiento cínico...) que uno no puede sino sorprenderse al descubrir que Padura no solo vive en La Habana sino que es allí una figura intelectual totalmente aceptada que recibe grandes premios del Estado. Sus héroes, aunque decepcionados, deprimidos, refugiados en el alcohol y en el sueño de realidades históricas alternativas, quejándose permanentemente por las oportunidades que han perdido y, claro, despolitizados e ignorantes de la ideología oficial socialista, son, sin embargo y pese a todo, personajes que aceptan en lo fundamental su situación.



3/11/14