30/10/14

La fecha

   -Parece ser que todo empezó aquí, un día- dijo el jefe de la nave espacial-. Vean, aquí está la palabra de la que hablan las viejas crónicas.
   Y todos leyeron la palabra grabada en la piedra que parecía de ceniza: Hiroshima. 
   La fecha había sido borrada por el tiempo, pero la palabra estaba allí.

(Alberto Baeza Flores)

26/9/14

Está tumbado en la hamaca. Ve el cielo azul a través de las gafas de sol. Si pone atención puede oir las olas a lo lejos. Pero al tocar el brillo anaranjado del vaso frío es cuando descubre que ya no la echa de menos.

Todo en la soledad es de demonio.
Necesito el infierno para verte
como eres.

Escrita en las paredes de una casa
deshecha en miles de años con su sombra
grabada en un basalto que respira.

Y tus cabellos verdes que parecen
áureos. 
Juan Eduardo Cirlot, Del no mundo, Siruela

21/9/14

El Estado y la revolución

El metro iba atestado. Con una mano sostenía el libro mientras con la otra intentaba agarrarse a una barra. Leyó: “ El proletariado necesita el poder del Estado, organización centralizada de la fuerza, organización de la violencia, tanto para aplastar la resistencia de los explotadores como para dirigir a la enorme masa de la población”. Los que habían conseguido asiento se entretenían con el móvil: colorines de videojuego o el azul corporativo de Facebook. Continuó: “El marxismo educa a la vanguardia del proletariado, vanguardia capaz de tomar el poder y de conducir a todo el pueblo al socialismo, de dirigir y organizar el nuevo régimen, de ser el maestro, el dirigente, el jefe de todos los trabajadores y explotados”. Le distrajo una mujer musulmana que intentaba entrar con un carrito de bebé.

 
Lenin, El Estado y la revolución, Alianza Editorial (introducción de Jesús de Andrés)

19/6/14

La lengua en tus nalgas, en
el delicado hedor, cegados
los ojos, sumido en avenidas
de voces, en callejas de barro,
tu cara alejada de mí, tus manos
deslumbradas en el placer
de tus muslos, ajena a mí,
a este éxtasis que te ignora,
hundido en el limo del pozo,
en vilo, descendiendo, aniquilado.

(Juan Antonio Masoliver Ródenas)

10/3/14

Gregorio Morán: Tiempo de patrañas

Es verdad que nos matan los cánceres y la mala vida y los hábitos poco saludables, pero he llegado a la conclusión de que sobre todo nos mata el ambiente. No lo digo sólo por la mierda que respiramos, por la ciudad cada vez más invivible, por la lectura de los periódicos y esa desazón que nos dejan y que nos puede durar hasta la noche.