22/1/11

Sesenta semanas en el trópico

Conozco los alrededores del hotel, agobiantes en medida considerable por la combinación de mal olor variado, muchedumbres peatonales y conductores que intentan meterle a uno en sus sospechosos vehículos, desde triciclos con motor a limosinas. Para desbordar ese estrecho perímetro hacia alguna parte visito la Capilla del Buda Esmeralda, aunque todo tipo de templo -y especialmente los monoteístas- suele causarme fastidio e incluso ataques de alergia cutánea, como a los denostados Dracul de Transilvania. Este templo no es aparentemente monoteísta, y en realidad se dedica a un mortal tan frágil como el príncipe Sidharta, aterrado ante ciertas circunstancias -dolor, decrepitud, soledad- que otros dan por elemental lote de la vida. Ya en estado agónico, Hércules propuso abandonar con alegría un don que no pedimos, convirtiéndose en héroe del estoicismo. Sidharta Gautama, héroe del budismo, propuso el desapego mucho antes de acercarse al estado agónico, ya de joven. A Hércules apenas le erigieron santuarios, mientras al Buda siguen erigiéndole santuarios grandes y pequeños en cada casa, como al Crucificado.

Sin embargo, es más fácil renunciar a la vida poco antes de perderla que casi desde el principio, cuando está en gran medida por delante. Hace falta mucho descontento para renunciar firmemente y por principio a los deseos, hasta el extremo de llamar feliz (“buda”) a quien logra su aniquilación (“nirvana”). A los que no fueron bendecidos por el vigor ascético del Maestro, ¿qué les queda sino introducir hipocresía en su “espiritualidad“?

(Antonio Escohotado, Sesenta semanas en el trópico, Anagrama 2003, 377 pág.)

Escohotado consigue un años sabático y se va de vacaciones a Indochina. Aprovecha para escribir un diario en el que lo toca todo: economía, religión, política, drogas, etnología y chismografía diversa (nos enteramos de que a sus 60 años acaba de tener una hija). Interesante lo fácil que puede ser el paso del anarquismo al neoliberalismo. Las loas al capitalismo son un poco cansinas pero en su descargo hay que decir que fueron escritas en 2000-2001, en plena euforia anterior al crack financiero. Entretenido y revelador.

2 comentarios:

Jesús Garrido dijo...

el experto en toxicomanías se pasa a la novela

croix dijo...

Va y viene. Después publicó un ensayo sobre el comercio.

Saludos.