19/2/17

Comprender Venezuela, pensar la democracia

Durante los últimos meses de 2002 se paralizó la producción y distribución de combustible y, en consecuencia, quedó bloqueado en gran medida todo el transporte de mercancías. El objetivo, en esta ocasión, era generar una situación de escasez insostenible que forzara una revuelta popular contra el gobierno [...] El propio Chávez cuenta repetidamente sus visitas durante esas fechas a los barrios pobres de Caracas. En una de ellas, una señora mayor le asaltó para decirle que vivía en un rancho (chabola) en el que no había más muebles que dos camas y que había tenido que quemarlas para cocinar; inmediatamente, le agarró por las solapas y le gritó: «así que no te rindas ahora, muchacho, no te rindas ahora».
(Carlos Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero, Comprender Venezuela, pensar la democracia, Hiru 2006. Prólogo de Santiago Alba Rico)