21/9/14

El Estado y la revolución

El metro iba atestado. Con una mano sostenía el libro mientras con la otra intentaba agarrarse a una barra. Leyó: “ El proletariado necesita el poder del Estado, organización centralizada de la fuerza, organización de la violencia, tanto para aplastar la resistencia de los explotadores como para dirigir a la enorme masa de la población”. Los que habían conseguido asiento se entretenían con el móvil: colorines de videojuego o el azul corporativo de Facebook. Continuó: “El marxismo educa a la vanguardia del proletariado, vanguardia capaz de tomar el poder y de conducir a todo el pueblo al socialismo, de dirigir y organizar el nuevo régimen, de ser el maestro, el dirigente, el jefe de todos los trabajadores y explotados”. Le distrajo una mujer musulmana que intentaba entrar con un carrito de bebé.

 
Lenin, El Estado y la revolución, Alianza Editorial (introducción de Jesús de Andrés)

2 comentarios:

SBP dijo...

Creo que la ciudadanía está preparada para el cooperativismo y la colaboración entre redes de comunidades. Son las corporaciones las que necesitan el instrumento del estado, para controlar el nivel de esclavitud de los ciudadanos.

croix dijo...

Ojalá tengas razón.