21/9/14

El Estado y la revolución

El metro iba atestado. Con una mano sostenía el libro mientras con la otra intentaba agarrarse a una barra. Leyó: “ El proletariado necesita el poder del Estado, organización centralizada de la fuerza, organización de la violencia, tanto para aplastar la resistencia de los explotadores como para dirigir a la enorme masa de la población”. Los que habían conseguido asiento se entretenían con el móvil: colorines de videojuego o el azul corporativo de Facebook. Continuó: “El marxismo educa a la vanguardia del proletariado, vanguardia capaz de tomar el poder y de conducir a todo el pueblo al socialismo, de dirigir y organizar el nuevo régimen, de ser el maestro, el dirigente, el jefe de todos los trabajadores y explotados”. Le distrajo una mujer musulmana que intentaba entrar con un carrito de bebé.

 
Lenin, El Estado y la revolución, Alianza Editorial (introducción de Jesús de Andrés)

2 comentarios:

SBP dijo...

Creo que la ciudadanía está preparada para el cooperativismo y la colaboración entre redes de comunidades. Son las corporaciones las que necesitan el instrumento del estado, para controlar el nivel de esclavitud de los ciudadanos.

croix dijo...

Ojalá tengas razón.

República luminosa (Barba)

La urdimbre de esta República luminosa es notable. La trágica historia de un grupo de niños de la calle en algún lugar de la América tropi...