12/12/10

Literatura en números


"Las industrias culturales algo han aprendido de la desastrosa gestión que el sector discográfico hizo de la llegada de la sociedad de la información. Es muy obvio, pero hay que decirlo: el sector editorial ha aprendido la lección de lo ocurrido con las descargas de canciones y, antes de que la tecnología le obligue a tapar vías de agua, se ha propuesto encabezar la implantación del e-book.

"Hemos decidido mantener la cadena del libro tal cual es", explica Blanca Rosa Roca, de Roca Editorial. Y eso quiere decir que la ruta seguirá siendo autor, editor, distribuidor y librero.

En la web de algunas grandes compañías, como Fnac, es difícil encontrar alguna alusión al producto (salvo a los e-readers que, sintomáticamente, no se venden como libros, sino en la sección de electrónica), mientras que El Corte Inglés o Casa del Libro disponen de un portal específico con títulos desde 2,25 euros.

En cuanto a las webs de librerías de tamaño medio en Barcelona o Madrid, por e-book no viene nada. Documenta, Laie, La Central de Barcelona o Fuentetaja de Madrid no tienen una sola referencia, mientras que otras como la librería Méndez, con varios establecimientos en Madrid, dedica un extenso artículo en su web al producto, aunque escrito con trazas de escepticismo. Una sorpresa es la web de la ovetense librería Cervantes, claramente comprometida con el nuevo formato."

(Extracto del artículo aparecido en La Vanguardia)

2 comentarios:

Jesús Garrido dijo...

cultura y política, las instituciones llegan hasta ahí con la excusa del sustento, lo criticamos, pero a veces no viene mal.

croix dijo...

Cultura, política, dinero: vasos comunicantes.