30/9/08

Los narradores, los autores de fábulas milesias, hacen como los carniceros, exponen en su tabanco pedacitos de carne que las moscas aprecian. Mucho me costaría vivir en un mundo sin libros, pero la realidad no está en ellos puesto que no cabe entera.

Marguerite Yourcenar, Memorias de Adriano

No hay comentarios:

LTI: La lengua del Tercer Reich (Klemperer)

La idea que preside este libro resulta familiar para cualquiera que hay pasado por una facultad de filología: no hablamos la lengua sino qu...