24/9/08

Adán y Eva entendieron y obedecieron a Dios y a la serpiente, se hicieron como dioses y murieron; nadie les mintió, pues de lo que se trataba era de abandonar de una vez el Jardín para dejar de ser animales y hacerse libres. Comprender la Ley desde la libertad es pecar contra ella, como hemos dicho: la libertad siempre es culpable, no eventual y casualmene, sino esencialmente y a a perpetuidad.

Fernando Savater, La tarea del héroe

No hay comentarios:

LTI: La lengua del Tercer Reich (Klemperer)

La idea que preside este libro resulta familiar para cualquiera que hay pasado por una facultad de filología: no hablamos la lengua sino qu...