10/9/10

Café Karnak

De pronto, mi mente empezó a ser dominada por una nueva forma de pensar, motivada sobre todo por una intensa tristeza. Me dije a mí mismo: es cierto que nuestra vida está llena de sufrimiento y elementos negativos, pero en general, esos elementos no son más que los desperdicios que deben ser rechazados por la inmensa y elevada estructura. No deben cegarnos de la grandeza del nacimiento y expansión de nuestra nación. ¿Somos conscientes de lo que las masas de El Cairo sufrieron cuando Saladino obtuvo su decisiva victoria sobre los Cruzados? ¿Podemos imaginar el sufrimiento de los campesinos egipcios cuando Muhammad Ali creó un imperio egipcio? ¿Podemos hacernos una idea de cómo era la vida cotidiana en la época del Profeta, cuando la nueva religión separó a padres, hijos, hermanos y esposos, rompiendo las relaciones íntimas y sustituyendo las tradiciones arraigadas por una absoluta agonía? Por tanto, ¿la creación de una nación científica, socialista e industrial, con el mayor poder en Oriente Medio, no merece que soportemos este sufrimiento por su causa? Mediante esta lógica, me sentía capaz de convencerme de que la muerte era necesaria, incluso beneficiosa.

(Naguib Mahfuz, Café Karnak, Martínez Roca 2001, 142 páginas)

¿Cómo ha llegado el mundo árabe hasta este punto? Esta breve ficción, publicada en los primeros 70, puede ilustrar el tema.

2 comentarios:

Icíar dijo...

Me ha gustado tanto lo de "miniatura magistral" que me he venido a buscar esta reseña, que me ha encsntado. El texto que eliges lo recuerdo, lo encuentro muy bien elegido, y me haces dudar un poco del enfoque del libro. No significa que el narrador de Mahfuz justificara realmente la tiranía? Verdad? Si no que es un ejemplo de cómo funciona la mente para buscarnos razones mayores?
En fin, te seguiré de cerca.

croix dijo...

Creo que este fragmento habla, como todo el libro, sobre la desesperación, sobre la tragedia histórica de un pueblo.

Gracias por tu visita y saludos.