21/5/09

Robinson Crusoe (Daniel Defoe)

Me dijo que sólo los hombres desesperados o los que tenían una enorme ambición iban en busca de aventuras al extranjero: unos, con el propósito de elevarse, y los otros, para conquistar la fama por sus empresas fuera de lo común; que todas estas cosas estaban o muy por encima o muy por debajo de mí, siendo la mía una situación intermedia que bien podría considerarse como el nivel más elevado de la posición más baja y que, según él sabía por experiencia, era el mejor estado del mundo, el más adecuado a la felicidad humana, al no estar expuesto a las miserias y privaciones, a las penurias y sufrimientos propios de esa parte de la humanidad obligada al trabajo manual; ni al orgullo, el lujo, la ambición y la envidia que corroían a los miembros más encumbrados de la humanidad.
***
(Presentación y apéndice de Emilio Pascual)

1 comentario:

Leox dijo...

La providencia de Crusoe.
Necesitamos volver a la providencia de Crusoe

República luminosa (Barba)

La urdimbre de esta República luminosa es notable. La trágica historia de un grupo de niños de la calle en algún lugar de la América tropi...