20/8/13

Mundo maravilloso

El cielo de Camber Sands se parece a esos cerebros que viven en un tanque rodeado de máquinas. En el laboratorio de un científico loco. Esos cerebros que chisporrotean y burbujean y cuya superficie irregular está cubierta de pequeñas descargas eléctricas. A Lorenzo Giraut no le gustan las ventanas. No le gusta estar cerca de las ventanas. En el centro de la sala de estar de su suite del Hotel In The Sands de Camber Sands, Lorenzo Giraut ha construido una especie de pequeño refugio usando varios muebles y el colchón de su cama. Sentado en el suelo del refugio que se ha fabricado, ahora se dedica a mirar el cielo del otro lado de la ventana con un espejito que ha cogido del lavabo de su suite.
El año es 1978. El lugar es Camber Sands. No el mismo Camber Sands que aparecerá casi treinta años después en el Sueño Filial de Camber Sands. En el aquí y el ahora, en 1978, la Vieja Tienda de Mapas ya ha dejado de existir o bien todavía no existe o tal vez no haya existido nunca. Lo mismo pasa con la Galería de Trofeos de Pesca. Los sueños son así. Llenos de lugares que están en otra parte o en otro momento o que simplemente no están.

(Mundo maravilloso, Javier Calvo, 2007)

Una novela negra casualmente ambientada en una Barcelona alucinatoria. Incluye homenaje a Stephen King. Recomendada.