21/9/12

Libertad

-Todo gira en torno al problema de las libertades personales -explicó Walter-. La gente vino a este país por el dinero o la libertad. Si no tienes dinero, te aferras aún más furiosamente a tus libertades. Aunque fumar te mate, aunque no puedas dar de comer a tus hijos, aunque a tus hijos los mate a tiros un loco con un fusil de asalto. Puedes ser pobre, pero lo único que nadie te pude quitar es la libertad de joderte la vida como te dé la gana. Esa es la conclusión a la que llegó Bill Clinton: que no podemos ganar elecciones actuando contra las libertades personales. Y menos contra las armas, si a eso vamos.


2 comentarios:

SBP dijo...

Lo que pasa es que la libertad personal, sin una ética social, es como bailar sin haber aprendido a llevar el ritmo. Ahora, ¿quién enseña esos ritmos?

croix dijo...

Ese es el problema.

Saludos