14/3/12

Soneto de amor

Juan-Eduardo Cirlot

El escorpión dorado de tu frente
como la doble araña de tus ojos
buscan en los colores los más rojos
y me tiñen de sangre de repente.

Vivo donde el suplicio todavía, 
tus uñas me desgarran y me ofrecen
a los profundos fondos donde crecen
flores que se alimentan de agonía.

Diosa que sólo das a las arenas
la vida que arrebatas con la muerte
de quienes atormentas porque quieren;

toma lo que me queda entre las venas,
que puede el sufrimiento aun ofrecerte
amando hasta las garras que lo hieren.


2 comentarios:

Manuel Marcos dijo...

Qué decir. Sólo que es maravilloso. El soneto tiene vocación de permanencia. Saludos.

croix dijo...

Gran poeta este Cirlot, justamente recuperado de unos años a esta parte.
Saludos.

República luminosa (Barba)

La urdimbre de esta República luminosa es notable. La trágica historia de un grupo de niños de la calle en algún lugar de la América tropi...